Zona de confort sexual

Mucho se habla de la zona de confort, pero ¿realmente existe una zona de confort sexual? La zona de confort se define como el punto en el que no nos arriesgamos. Es el lugar donde sin avanzar ni retroceder, nos sentimos cómodos. En sexualidad, existe también una zona de confort. Analiza tu vida sexual en los últimos meses y fíjate si estás en tu zona de confort. ¿Estás satisfecho? En mi opinión como terapeuta, la zona de confort no siempre es negativa, puedes ser muy feliz en ella.

¿Estoy satisfecho con mi zona de confort o quiero algo más?

Hay una moda que plantea que salir de la zona de confort es avanzar. Pues no, no todos necesitamos salir de ella, a veces solo hemos llegado al punto que queríamos y allí quedarnos por un tiempo para disfrutarla sin presión. Eso sí, cuando se vuelva rutina y tú sientas que te falta algo, vuelve a analizar. El punto está, en que te revises de vez en cuando y hagas una lista de las cosas que te gustan en tu vida y las cosas que ya no te satisfacen.

¿Qué pasa si esto se ha vuelto una rutina y ya te está aburriendo? Pues ahí es que debemos actuar y hacernos preguntas como ¿Qué me gustaría? ¿Qué quisiera hacer? ¿Qué podría cambiar para sentirme más feliz o renovarme y tener nuevos retos? Esto en la pareja es muy importante, si ya te aburriste o caíste en una rutina incómoda, pues avanza un paso.

Pues bien, si sientes que tu pareja está en su zona de confort y a ti no te satisface en este momento, ha llegado la hora de hablar. Recuerda que la comunicación es una de las bases fundamentales para una pareja feliz, y definitivamente para una sexualidad placentera.
Si tienes una buena comunicación y has dejado tus tabúes de lado, cuando quieras probar algo diferente, dile lo que quieres y zambúllete en una aventura con tu pareja. Este es un avance en tu sexualidad que debes aprovechar.

Pero, si aún no has logrado la comunicación suficiente y deseas salir de tu zona de confort, la recomendación es ver qué mueve más a tu pareja. Si es de aquellas que le gusta el cine, busca una película que esté enfocada en lo que a ti te gustaría hacer en la privacidad de la cama. En caso que sea un loco por la lectura, la biblioterapia es una buena opción. Si le gustan los videojuegos, te recomiendo que busques aquellos videojuegos que van al erotismo, sí, existen y los pueden jugar en pareja.

[bctt tweet=»Cambiar lo que se conoce es difícil. Atrévete a probar.» username=»camottam»]