Sexualidad en la tercera edad

¿Qué es lo más común en la sexualidad de la tercera edad y qué podemos hacer para disfrutar más?

Cuando somos jóvenes no queremos ni pensar en que alguien mayor pueda tener intimidad, pero cuando nos vamos acercando a esa edad y hemos sabido disfrutar de la sexualidad, deseamos que dure hasta el último día.

No será aquella actividad fogosa y desenfrenada de los 20´s, será algo más lento, más suave, donde los sentimientos, caricias, besos, compañía, amar y ser amado será más placentero que el coito en sí mismo. Los cambios hormonales en ambas partes de la pareja jugarán un papel importante, los estrógenos en la mujer y la caída de testosterona en el hombre hace que los previos a esta edad tomen mucha fuerza, la meta no será llegar al orgasmo sino recorrer el camino del placer del contacto y la compañía de la pareja.

Personas que no habían disfrutado de la sexualidad con su pareja de 20 o 30 años, aprenden a disfrutarla en su mediana edad y más allá con una nueva pareja. Cómo vivimos nuestra sexualidad durante la vida, cómo nos educaron, los valores, creencias y experiencia de vida acumuladas, determinará cómo afrontamos nuestras relaciones. El estado físico y de salud es parte fundamental para una mejor vejez y no quedará fuera la intimidad, cuanto más activo esté nuestro cuerpo, más movimientos podremos hacer.

Los estereotipos de belleza de moda con unos glúteos perfectos o pectorales firmes quedarán de lado y otros atributos pasarán a ser de mayor importancia, una buena charla, sentido del humor, un beso en las mañanas, tomarse de las manos, bailar, compartir, moverse para que circule la sangre y se estimule el cerebro ya que este es nuestro más poderoso órgano sexual.

Tanto si mantienes la misma pareja de toda la vida, o si estás con una nueva, lo que hagan juntos y cómo mantengan la relación va a ser la clave.

Si están juntos de toda la vida, una buena comunicación hará que puedan salir de la rutina. Su sexualidad dependerá mucho de cómo llevaron su relación toda la vida, si la relación fue deteriorándose en el tiempo, esto probablemente hará que cese el interés en la vida sexual. Si es una nueva relación, su vida sexual será un poco más activa. Si duermen en habitaciones separadas, pueden visitarse para tener compañía, piel y caricias. Lo importante es salir de la rutina y evitar el aburrimiento.

Nuestra vida sexual nunca termina, solo cambia, por eso siempre es importante que exista el estímulo. Practica la creatividad, abre tu mente y tu cuerpo.