No me desea. No me ama.

No me desea. No me ama

El bajo deseo sexual es una situación que viven muchas parejas sin importar su sexo u orientación sexual. Esto, si no se soluciona, termina afectando muchos otros aspectos de la pareja. Puede estar dado por varios factores, entre ellos psicológicos, fisiológicos o patológicos.

Aclaro, que son dos cosas diferentes, el bajo deseo sexual y la disparidad en la frecuencia sexual, en el que cada miembro de la pareja tiene diferentes niveles de deseo.

El bajo deseo sexual es el causante de la mayoría de las visitas al consultorio del sexólogo. Existen ciclos, temporadas de más encuentros íntimos que otras, y que esto es muy común por lo que no hay que preocuparse.  Sí debemos hacernos un llamado de atención cuando nuestro bajo deseo lo venimos viendo durante más de 3 meses. Cuando esto sucede, debemos tomar acciones para mejorar la situación antes que pase a mayores, quiero decir aquellas personas que viven en pareja y se van acostumbrando a no tener relaciones, así, pueden pasar los años y solo decir “se me fueron las ganas”.

Frente a un estímulo sexual, nuestro cuerpo presenta una respuesta sexual. Cuando esto no sucede en repetidas oportunidades sin una causa aparente, estamos frente a un bajo deseo sexual a tomar en cuenta. En esos momentos, lo más recomendable es hacer una visita a un sexólogo.

Existen dos preguntas frecuentes entre las parejas que me visitan: ¿Ya no me ama? ¿Está con otra persona? Estas preguntas solamente las puede contestar la persona que está en este momento con el bajo deseo. Pero definitivamente, no siempre que haya bajo deseo se está pasando por una de estas situaciones. Lo que hago yo en consulta es indagar hace cuánto tiempo sucede y si pasa algo en su vida fuera del ámbito sexual que pueda estar bajando el deseo.

Como siempre les he dicho, la comunicación es una de las bases de una buena relación, antes de suponer que ya no te aman o existe otra persona, te recomiendo seguir unos ejercicios:

1.- Realiza alguna actividad deportiva. Beneficia cambios físicos y hormonales

2.- Mejora tu alimentación. Intenta no llegar a la cama con empacho o con hambre

3.- Utiliza anticonceptivos. El embarazo es un riesgo que algunos hombres y mujeres no desean correr

4.- Imaginación y recuerdos. Las fantasías son un gran estimulante del deseo sexual. Los recuerdos de encuentros previos y la sensación de gratificación que estos tuvieron, funciona como afrodisíaco

5.- Previos. Aumenta los previos y busca nuevas formas de hacerlos.

Gracias por leerme, es un placer escribir para ustedes.