Manual para comprar Juguetes Líquidos

Manual comprar juguetes líquidos

Antes de comenzar en el negocio de los juguetes sexuales me sucedía, que cuando entraba en una tienda de artículos eróticos, luego de curiosear todo, me dirigía a la vitrina de los lubricantes y aceites. Esta, por lo general suele encontrarse al lado de la caja, por lo que, se supone, que los encargados o empleados de estas tiendas conocen bien los productos ya que los manejan con todos los clientes.

Comenzaba mi sesión de preguntas:
Yo: este rojo para qué sirve?
Chico: Ese es para lamer, sabe a fresas
Yo: Y ese que dice Mojado?
Chico: Es un lubricante a base de agua
Yo: Y ese negro?
Chico: Un lubricante de silicona
Yo: Y cuál es la diferencia?
Chico: Para sexo anal
Yo: Y no me sirve para vaginal?
Chico: También

En definitiva, terminaba comprando pequeños saché de todos los modelos disponibles. Cuando llegaba a casa, no tenía ni idea de cual me iba a comer, cual me iba a poner en la boca, cual en el clítoris y cual en el ano.

Es por esto que decidí escribir este pequeño manual de «Compra de juguetes líquidos». Espero les sirva y le saquen provecho.

[bctt tweet=»La lubricación es la clave del buen sexo» username=»camottam»]

Esta sentencia la repito en todas las charlas y clases que imparto. Así que en esta primera entrega, les hablaré solamente de lubricantes, en otros artículos seguiremos con los otros “juguetes líquidos”.

LUBRICANTES:

Todos los lubricantes se pueden usar con preservativos.
Los lubricantes de silicona, JAMÁS los debes usar con juguetes, se derriten o les haces daños irreparables.
Los lubricantes de agua, son como la lubricación natural del cuerpo, por lo que los puedes usar para absolutamente todo, incluso para la resequedad vaginal (lo aplicas al salir de la ducha).
Existen los lubricantes híbridos (7% silicona + 93% agua) son poco comunes y los especialistas no se ponen de acuerdo si le hacen mal a los juguetes o no, por lo tanto, déjenlos fuera de su carrito de compras.
Los lubricantes pueden variar en temperatura: ambiente, caliente o fríos.
El que no tiene temperatura, nos sirve a todos, ya que no hay diferencia entre estos y la temperatura del cuerpo.
Calientes, hay que tener mucho cuidado, no a todas las personas les gusta y hay mujeres MUY SENSIBLES a ellos, por lo que podrías salir corriendo al baño y se acabó tu noche de placer, si te resulta, estarás caliente para uno y más rounds.
Los fríos, pueden dejarte tan fría como un cubo de hielo, pero si te gusta, verás las estrellas en pocos minutos.

Probar con estas temperaturas, es un paseo por el placer y el goce que no te debes perder.

Los lubricantes, pueden también variar en la densidad, si deseas una noche de sexo rudo, pero no te gustan los lubricantes de silicona, puedes comprar un lubricante de agua de alta densidad. Si te gusta la penetración anal pero ya no sabes cómo hacer para que no te duela, te recomiendo que uses un lubricante de silicona de alta densidad, con relajante. Los relajantes de baja densidad, son para el sexo más suave y para los que están comenzando con estas experiencias.

Nunca uses el lubricante como aceite para masajes, quedarán tan pegajosos como niños comiendo algodón de azúcar.

Mi recomendación es que los pruebes todos y que intentes no usar lubricantes baratos, la experiencia me dice que estos causan noches desastrosas. Te garantizo que con los lubricantes de calidad nunca sucede.

La crema de manos que está en tu mesa de noche, contiene parabenos, gran porcentaje de la población es alérgica a estos, así que NO LO HAGAS, puedes terminar en el médico.

Por último, la vaselina … gran amiga de muchos para el sexo anal, es una destructora de preservativos. Así que sexo anal= preservativo, pero no con vaselina. Quítala de tus juegos sexuales, y si la usas para sexo vaginal, recuerda que romperá tu preservativo y ya no estarán protegidos.

Resumen para lubricantes:
1- Fríos – Calientes – sin temperatura
2- Silicona, agua e híbridos
3- Densidad, más densos para mayor fricción y menos densos para fricción más baja
4- Quita de tu catálogo la crema y la vaselina