Los sonidos del sexo

Gemidos, gritos, silencios, aire en la vagina, palabras vulgares, instrucciones, chirridos de la cama,
respiración fuerte, jadeos, palabras dulces al oído, todos ellos pueden ser un estímulo o un freno a la
hora de tener relaciones íntimas.

No a todos les gustan los sonidos del sexo, pero en lo que estamos seguros es que estos suceden a la
hora de la intimidad. Muchas mujeres me consultan si es normal que el hombre diga vulgaridades, o que
ellas quieren decirlas pero se cohíben. Busquen palabras que a ambos les agraden sin ofender al otro y
jueguen con eso, el repertorio puede cambiar con el tiempo.

Las mujeres pasan vergüenza cuando les entra aire en la vagina y luego sale sin esperarlo con un sonido
desagradable. Esto es normal y casi todas las mujeres lo han vivido. Depende de la posición en la que
estés teniendo relaciones el aire entrará y saldrá de tu vagina, hay formas para mejorar esto, pero mi
recomendación es que lo tomes como algo normal y no le des mucha importancia.
Los gemidos, hay gente que gime mucho al tener relaciones, por lo general se producen con el placer o
con el dolor. El problema con los gemidos, es que si son fingidos, la otra persona puede notarlo y esto
hace que se frene la excitación.

Una chica me dijo una vez que no disfrutaba del sexo con su esposo porque el parecía mudo, “se lo he
dicho de muchas formas, necesito estímulo auditivo pero parece que yo estuviera sola en la habitación”,
intenta escuchar a tu pareja, si esta necesita estímulo auditivo, traten de llegar a un acuerdo en cómo lo
pueden lograr sin fingir la excitación.

Los chirridos de la cama pueden ser un fuerte estímulo para algunas personas, pero si tienes hijos,
probablemente intentes tener relaciones lo más silenciosas posibles. Si eres de los que los sonidos te
estimulan, escápate a un hotel de vez en cuando para dejar volar tu garganta sin tapujos y disfrutar de
esos gritos que excitan.

Las palabras de amor son muchas veces otro obstáculo para la excitación. Si estás en un encuentro
casual, evita las frases como “te amo” o “eres la mujer de mi vida” ya que probablemente la otra
persona no te crea y estas palabras le molesten en vez de estimularla. En las relaciones de largo
término, por el contrario, estas pueden ser de gran estímulo para mejores orgasmos.

Averigüa que tipo de palabra o sonido estimula a tu pareja y podrán obtener juntos más placer en la
intimidad. Lo que sí es seguro, es que el sentido del oído es tan importante en la intimidad como los
otros sentidos, y saber qué te gusta y qué le gusta a tu pareja va a ser un estímulo o un freno para el
placer sexual.