LOS ADOLESCENTES PREGUNTAN. ¿Te sientes listo para responder?

No importa cómo eduques a tu hijo, siempre hay un amiguito que tiene valores y una educación diferente. Tu hijo puede estar aprendiendo temas de relaciones amorosas y sexualidad de una forma que no te gusta. La manera de evitar que esto suceda, es que hables primero, que le enseñes cuáles son los valores que tienes sobre estos temas y le digas que no importa que los suyos sean diferentes, siempre y cuando los tenga y sepa por qué los elige.

Todos tenemos preguntas sobre sexualidad. Tanto niños como adultos tenemos dudas. Muchas veces estas vienen por el tabú social. Sé que es difícil, pero haz un esfuerzo para tratar de superar tabúes y hablar con tus hijos. A veces, las preguntas son más sencillas de lo que los padres piensan y por el temor de ambos lados, no se conversan.

Me han llegado muchos adolescentes con dudas que estoy segura las podrías conversar con tu hijo sin la ayuda de un profesional. Cuando termines de leer esta columna, piensa en las respuestas y busca tu momento para hablar de estos temas con tu hijo adolescente. Te muestro una lista de preguntas que he escuchado a lo largo de los años:

  • ¿Cómo hago para que se fijen en mí?
  • ¿Qué les gusta a las chicas/chicos?
  • ¿De qué temas debo hablar para conquistar?
  • ¿Cómo sé que estoy lista/o para tener relaciones sexuales?
  • ¿Cómo un chico se da cuenta si soy virgen?
  • ¿La primera relación sexual duele?
  • ¿Puede quedar una chica embarazada por el sexo oral?
  • ¿Es cierto que si la chica es virgen en su primera relación no puede quedar embarazada?
  • ¿Mi pene es de tamaño “normal”?
  • ¿Por qué no tengo éxito con los chicos/chicas?

Como viste, los adolescentes tienen muchas preguntas sobre la conquista y las primeras relaciones, no hay que generalizar y esta es una muestra de lo que muchos profesionales escuchamos en el día a día. Escoge algún tema para poder conversar con tu hijo en una primera charla y así abrirás un camino de comunicación donde los dos sientan confianza.

Si tu hijo te hace preguntas que no te sientes preparado para responder, consulta un profesional, puedes conseguirlo en línea o en tu comunidad. Busca investigaciones serias donde conseguir la respuesta, te recomiendo mucho criterio para tu búsqueda, ya que en internet hay mucha información que a veces no tiene estudios serios que la respalde.
Gracias por leerme, fue un placer escribir para ustedes.

Columna publicada en la Revista Conexiones Internacional – Julio 2016